Introducción sobre Taba

Caracterizada por una ubicación geográfica significativa, Taba está ubicada en la frontera con Israel, cerca de las playas de Jordania y Arabia Saudita. Taba fue la última ciudad en ser devuelta a Egipto, luego de la ocupación israelí de la Península del Sinaí.
Muy cerca de la apertura del Golfo de Aqaba, Taba es una pequeña ciudad con una población de 10.000 personas.
Está situada a 600km al sureste de El Cairo, a través del nuevo camino que cruza el Sinaí. Se encuentra a más de 250km al norte de Sharm El Sheikh; 60km al norte de Nuweiba; y a unos 150km al norte de Dahab.
Debido a su ubicación cerca de las fronteras de cuatro países: Egipto, Jordania, Arabia Saudita e Israel, hubo diversas batallas y negociaciones sobre qué país debía controlar Taba, a lo largo de la historia de Egipto.
Uno de los primeros conflictos comenzó con el decreto del emperador otomano en 1892, que evitaba que Egipto tuviera hegemonía sobre la ciudad. Sin embargo, las autoridades británicas intervinieron y le dieron el control de Taba a los egipcios.
En 1973, el ejército egipcio ganó la Guerra contra Israel y ambas partes firmaron el Tratado de Paz de Campamento David en 1979. Israel dejó de ocupar todas las ciudades egipcias de la península, excepto Taba, que fue liberada en 1989, luego de diversas negociaciones entre ambos y la comunidad internacional.
Como otras ciudades del Sinaí a orillas del Mar Rojo, este destino costero se caracteriza por sus maravillosas playas, ideales para practicar snorkel y buceo. Al oeste, las montañas y el desierto constituyen un ambiente fantástico para realizar safaris y campamentos. Otra atracción cercana importantes Una es el Cañón de Colores, situado dentro del área protegida de Taba. Este cañón consiste en 40 metros de pasadizos entre montañas y rocas de colores rojo, naranja, azul, amarillo, dorado, plateado, debido a los minerales que contienen en su interior.
Otra atracción es la Isla Faraón, ubicada a 10km al norte de Taba. Allí se encuentra una fortaleza construida por Saladino, el famoso comandante militar árabe, en 1171 d.C. Este fuerte sirvió para proteger las fronteras egipcias, durante el período de los Cruzados, y la ruta de los peregrinos que viajaban hacia Mecca por las tierras del Sinaí.
La fortaleza está hoy transformada en un sitio turístico. Todavía conserva algunos de sus edificaciones militares, taller de armas, un horno de pan, baño de vapor, habitaciones de soldados y una mezquita.