Introducción sobre El Templo de Dendera

Entre los templos mejor preservados de Egipto se encuentra el Templo de Dendera y el templo de Abydos en Sohag. Ambos constituyen una de las excursiones menos populares y más mágicas de Egipto.

Ubicación Geográfica

El Templo de Dendera está situado en la ribera occidental del río Nilo, a sólo 3km al sur de la ciudad de Qena; 55km al norte de Luxor, 620km al sur de El Cairo; 250km al norte de Asuán y a unos 250km al oeste de Hurghada.

Ubicada cerca del recorrido que realizan los cruceros por el Nilo, el Templo de Dendera no es tan visitado como el Templo de Kom Ombo o Edfu. Sin embargo, está a sólo 1 hora de viaje de Luxor, lo que la convierte en un destino digno de ser visitado por sus características propias y por la proximidad de otros destinos más populares.

Historia

La ciudad de Dendera data desde tiempos predinásticos. El templo antiguo fue construido durante el gobierno de la Dinastía VI. Sin embargo, el templo que podemos ver en la actualidad pertene al período grecorromano y fue restaurado y renovado durante el período romano.

Cuando Dendera se convirtió en la capital de la sexta provincia del Alto Egipto, el culto a la diosa Hathor era uno de los más importantes y es por ello que este templo fue dedicado a esta deidad.

El Templo de Dendera fue construido en un período de más de 200 años, y se caracteriza or sus bajorrelieves, las pinturas de sus paredes y sus grandes columnas.

La construcción del actual Templo de Dendera comenzó durante el reinado de Ptolomeo III, en el siglo III a.C., y continuó hasta el gobierno del emperador romano Augusto, en el año 20 d.C.

Descripción

Este templo dedicado a Hathor, diosa del amor, la maternidad y la belleza. Hathor fue representada con la forma de vaca en diferentes partes del templo.

La fachada tiene un ancho de 35 metros y 12 metros de altura. Contiene 6 columnas con capiteles adornados con la diosa Hathor. Dentro, hay una sala hipóstila de 18 columnas. Los rayos del sol iluminan algunas secciones del templo.

En la pared derecha del templo, hay un relieve mostrando al emperador con la corona de Egipto, en los rituales de coronación. También hay pinturas que muestran al emperador durante la fundación.

El techo del templo contiene escenas astronómicas. Después del corredor, hay una pequeña sala hipóstila. Las bases de las columnas están hechas de granito, mientras que los capiteles están hechos de piedra caliza. Esta sección tiene representada en sus paredes la historia de la construcción del templo. Otras escenas muestran al rey presentando ofrendas a los dioses Hathor y Horus.

Alrededor de la sala hipóstila hay seis cámaras pequeñas, con otras dos cámaras frontales. Una de las habitaciones es la sala de ofrendas que estaba cerrada con una gran puerta hecha de madera y metal.

Una de las cámaras es conocida como la “habitación del lino” porque allí se solía almacenar las telas de este material, que provenían del Bajo Egipto.

Un pequeño corredor conduce a la parte más sagrada del templo, donde se realizaban los rituales religiosos.

Las escaleras del lado izquierdo del templo conducen inmediatamente al techo del templo, mientras que las del lado derecho conducen a un área superior, utilizada por los sacerdotes.

El techo está construido en diferentes niveles, de acuerdo a las habitaciones y secciones ubicadas debajo.

Al final del templo hay escenas representando al rey planeando la construcción del mismo. Atrás del recinto, hay una pequeña capilla dedicada a Isis y un lago sagrado.

Enfrente del templo hay unas construcciones romanas, llevadas a cabo por el emperador romano Augusto. Las escenas de las paredes muestran al dios Bes.

Cerca de estas ruinas, hay restos de una iglesia copta, que datan del siglo V d.C. De acuerdo a registros históricos, se cree que en ella solían celebrar las Pascuas más de 50.000 monjes.

El Templo de Dendera está entre los más destacados de Egipto y es una visita que ningún viajero interesado en la historia y las construcciones faraónicas y grecorromanas debería perderse.